Zona segura, por Eduardo Zancada

Junio 2018. Eduardo Zancada. En este mes de junio, cuando el calor ya pega con fuerza, los cangrejos y galápagos hacen muy difícil la pesca en algunos escenarios por dos motivos, las dos especies eliminan rápidamente nuestros cebados y disminuyen nuestras probabilidades de éxito al ser los cangrejos comida natural para barbos y carpas.

El uso de imitaciones de plástico en este mes en particular, como granos de maíz, boilies o chufas de Enterprise Tackle, permitirán que nuestros montajes queden armados y listos durante 24 horas sin preocupaciones. Una de las características principales de las imitaciones de esta marca en concreto y a diferencia de otras imitaciones en donde el dip escurre en su totalidad sin adherirse, es su porosidad, permitiendo que nuestras imitaciones desprendan aroma durante noches enteras. Para conseguir evitar que terminen con nuestros cebados rápidamente hay varias estrategias que ya trataremos en otros artículos, pero tal vez la más sencilla sea el uso de chufas y maíz poco cocido (pero sin excedernos) algo que permitirá pescar en escenarios repletos de estos ejércitos.

Con el paso de los años, vamos adquiriendo más experiencia en nuestras sesiones de pesca, resolviendo incógnitas y adaptándonos a los diversos escenarios a los que nos enfrentamos. Tanto en la pesca en río, los embalses repletos de encinas sumergidas o zonas de piedra, encontramos una variedad de escenarios de pesca, cada uno con sus características propias y nivel de dificultad. En cada uno de los escenarios que afrontamos, los peces comen de una forma distinta, aceptando y rechazando nuestras posturas. En este artículo, analizaremos algunos de los elementos claves del cinturón de seguridad que gira en torno a nuestro montaje, clave final del engaño.

El eterno PVA

El pva (poli vinyl alcohol) nos ofrece múltiples ventajas a la hora de recebar nuestro puesto de una forma localizada. Hay carpistas que solo utilizan el pva en el momento que se acuerdan de él, por aburrimiento o por intentar poner algún tipo de solución, cuando se dan escasos resultados en sus jornadas de pesca. Personalmente, debo confesar mi adicción a estos materiales porque todos los comodines serán siempre insuficientes. Llegado al punto de no poder lanzar un aparejo desnudo a la zona de acción, ya que siempre tendrá menos posibilidades de éxito.

zona7

Efectivamente, en una situación de actividad de las carpas en el cebadero, no es imprescindible que algo acompañe a nuestro montaje ya que los peces se encuentran ahí de forma activa para tomar el boilie. Pero siempre les ayudará más una malla o bolsa de pva que les facilite la localización del cebo de forma casi instantánea y así aprovecharemos al máximo esa actividad que nos ofrecen.

  • Bolsas:

Las bolsas de pva, nos permitirán en los tamaños XXL realizar un pequeño cebadero localizado y eficiente, permitiéndonos incluir dips en su interior, pellets, boilies, semillas previamente rebozadas en engodo o con líquidos compatibles con el pva y un sin fin de posibilidades. El mayor inconveniente que presentan es el peso y consecuente lanzado a distancias razonables, por ello suelo utilizarlas simplemente cuando pesco cerca de la orilla o a grandes distancias, soltándolas desde la barca o barco cebador. Siempre que utilizo dichas bolsas, me gusta dejar el bajo fuera de la bolsa con un nugget de pva pinchado en el anzuelo, esto nos permitirá que nuestro cebo de anzuelo repose lentamente sobre la pequeña montaña que hemos depositado al disolverse la bolsa de pva.

  • Mallas:

Las mallas de pva son mis preferidas, en el mercado podemos encontrar diversos diámetros que nos permiten lances más que resolutivos. Encuadran a mi parecer la medida justa para potenciar el boilie de nuestro hair, sin olvidar que nuestro cebo descansará sobre ese pequeño manto de partículas. En las situaciones de pesca en las que nos enfrentemos a un manto de algas, suelo introducir varios nuggets de pva en el extremo de la malla en el que se encontrará el boilie, facilitando que antes de la disolución, la malla quede en posición vertical y permita reposar el montaje correctamente.

  • Hilos y cintas:

Otros tipos de pva como las cintas e hilos, nos limitan más las opciones. Resultan efectivas en aguas con presión de pesca, en donde simplemente debemos añadir algún boilie que acompañe a nuestro cebo, sin olvidar la pesca de invierno, en donde los boilies deben de ser escasos y de buena calidad. Boilies como los de Dynamite Baits en su gama Hi-Attract, nos proporcionarán esa tranquilidad de calidad en cualquier fecha.

Son materiales que no deberían ocupar un lugar secundario en nuestros recursos de pesca para situaciones aburridas o escasas de peces. Conozco pescadores que guardan el momento mágico de la bolsa de pva a modo de “regalito” para las carpas, como si les estuvieran haciendo un favor. Otros abandonan su uso, en el momento en que los peces empiezan a picar mostrando mucha actividad, pensando que ya no tienen necesidad de utilizarlo porque las carpas están entrando bien.

zona2

Creo que se debería tener un concepto totalmente opuesto, es decir, hacer uso siempre que podamos del pva y dejarlo en un lugar secundario en los escenarios y momentos que no convenga emplearlo porque nos pueden dificultar la pesca o incluso perjudicar.

Movilidad natural

Existen bajos con características diversas y todos con un objetivo común, ofrecer una presentación natural y asegurar una correcta clavada. Básicamente podemos hablar de bajos rígidos y semi-rígidos, algo que proporcionaremos de forma casera a éstos. Dentro de los bajos rígidos está el flurocarbono en la cabeza, siendo transparente y muy resistente. Otros bajos constan de una funda externa, como si se tratase de un cable de electricidad, al que podremos pelar el extremo cercano al anzuelo para dar movilidad al cebo.

zona3

Cuando hablamos de naturalidad en la presentación del cebo, nos estamos refiriendo a movilidad natural, es decir, presentar un cebo en el fondo de forma que parezca que no está prendido a ningún anzuelo, bajo, plomo o caña. Debe parecer un boilie más en el fondo de los que ya se ha comido la carpa, un boilie que no muestre signos extraños de que algo sucede alrededor del pez. No penséis que la carpa de 20 años de edad llegará sin más a nuestra “zona segura” y tomará el cebo nada más verlo, puede que esos años de experiencia que la han hecho envejecer, sean los responsables de que desconfíe siempre, pudiendo tantear el terreno previamente. Una habilidad que caracteriza a las carpas, es la de expulsar soplidos de agua sobre los fondos, con el objetivo de remover la zona y desenterrar los pequeños crustáceos, larvas o mejillones. Si nuestro aparejo no está bien presentado de forma natural, al recibir uno de esos chorros de agua, podrá apreciarse a primera vista que nuestro cebo no se tambalea de un sitio a otro, de manera natural, a la par que las demás partículas. Este será el momento clave, en el que decidirá tomar el cebo, o por el contrario marcharse de una zona que le da bastante mala espina.

zona4

Una vez razonado este comportamiento habitual y que hoy en día podéis observar en vídeos de YouTube en donde toman los cebos en directo, comprenderemos porqué se pone tanto empeño en utilizar bajos que ofrezcan movilidad al cebo, es decir, una presentación natural, con el objetivo secundario pero no por ello menos importante, de realizar una autoclavaza eficiente, gracias a nuestro montaje.

Bajos cortos

La utilización de bajos de escasa longitud en el carpfishing suele ser bastante común. Lo normal es utilizar bajos ente 12 y 20 centímetros, pero muchos carpistas no aprecian el porqué. No se sabe, si muchos lo hacen por una cuestión de estética o por razones de enganche en los aparejos, lo cierto es que tiene un motivo bastante coherente, fruto de años de experiencia europea.

zona1b

Una vez que la carpa toma nuestro boilie, debería por instinto salir a la carrera nada más percatarse del engaño, clavándose el anzuelo y quedando prendida de éste. Esto es lo que suele suceder en situaciones normales, pero en otras ocasiones, suceden cosas distintas y es precisamente cuando son grandes y viejos ejemplares. A veces, cuando las grandes carpas se deciden a tomar nuestro cebo, al sentir el acero de nuestros anzuelos puede que no salgan a la carrera y decidan quedarse inmóviles en ese sitio, intentando expulsar el anzuelo, cosa que consiguen en muchas ocasiones. En dichas situaciones, nuestros tensores de línea nos indicarán un leve movimiento, un sube y baja al que muchos pescadores no le dan casi importancia, comentando que había sido “un toque”. Precisamente ese toque le habría podido dar su record, si hubiese actuado en consecuencia con una clavada rápida.

zona8

Como conclusión de esta reflexión, podemos deducir que cuanto más corto sea nuestro espacio entre anzuelo y plomo, menos rango de movimiento dejaremos a la carpa para expulsar el cebo, consiguiendo una mayor comunicación entre anzuelo y alarma (que será lo que nos indique la picada). Como podréis imaginar y si llevamos esta situación al extremo como ejemplo, teniendo un bajo excesivamente largo, la carpa podría pasearse con el anzuelo en la boca en torno a nuestro plomo, sin percatarnos de tal situación.

Anzuelos diversos

En el mercado podemos encontrar una gran variedad de anzuelos, pensados para circunstancias y cebos concretos. Los anzuelos de pata larga y ojal invertido, están pensados para boilies flotantes o semiflotantes, asegurando una clavada excelente. Los anzuelos de garra tipo Wide Gape Talon Tip son mis preferidos, ya que me han aportado un alto grado de éxito en mis capturas, con un bajo porcentaje de pérdidas.

También hay anzuelos de pata muy larga y curvada, para realizar montajes en los que el boilie queda prácticamente pegado a la pata. Mis preferidos actualmente son los Longshank Mugga de Gardner Tackle. Estos anzuelos, se utilizan con el objetivo de producir una auto-clavada, prácticamente sin que tenga que intervenir el pescador y sin necesidad de utilizar tubos termoretráctiles, pues el ángulo tan agresivo de clavada que tienen, permite que los peces prácticamente se claven solos.

zona5

Unido a estos anzuelos, se encuentra el dilema del sistema utilizado que suele ser el hair, el sistema empleado en el carpfishing, en donde es un pilar fundamental. El dilema aparece en la posibilidad de variantes del sistema hair, pudiendo utilizar microanillas y otros elementos que aporten mayor movilidad al cebo con el fin de conseguir autoclavadas y que los peces no desconfíen.

Un elemento fundamental cuando fabrico mis bajos, es el uso de tubos termoretráctiles que irán sujetos al ojal del anzuelo y a los que habremos otorgado unos grados de curvatura para que se produzca una mejor clavada. Estos tubos que podemos encontrar en el mercado de carpfishing, tienen la función de ensalzar el ángulo de clavada del anzuelo, ya que una vez sea el cebo expulsado de la boca del pez, éste girará y así podremos conseguir una clavada perfecta. Es bastante grande la diferencia de resultados, al utilizar estos pequeños tubos que hacen girar al anzuelo cuando éste pretende salir de la boca del pez, obteniendo un alto porcentaje de clavadas exitosas. Llegados a este punto, debo confesar que se pueden contar los montajes que presento sin el tubo retráctil. Hoy en día, podemos optar por confeccionarlos nosotros mismos ajustándolos con calor al ojal del anzuelo, o adquiriéndolos en las tiendas ya preparados, incluso con la forma dada.

Escenarios diferentes

La mayoría de carpistas de nuestro país, suelen imitar y centrarse en las experiencias de los pescadores ingleses, pioneros de esta modalidad. Por este motivo, creo que existe un grave obstáculo para que uno pueda crecer como pescador de grandes carpas en nuestro país. Los escenarios de pesca del extranjero como Francia o Inglaterra, suelen ser lagos pequeños, con peces repoblados que han sido capturados una y otra vez, en donde la dificultad existente reside en poder engañar por décimo séptima vez a esa carpa, conocedora de todo tipo de cebos y montajes. Aquí la realidad es otra, pues gozamos de unas aguas donde poder capturar ejemplares vírgenes que no han visto un boilie en su vida. Grandes embalses como Orellana, Entrepeñas y Buendía, ríos como el Guadiana, Ebro y Tajo, que tantos tesoros esconden en forma de carpas y barbos gigantes.

zona10

Por estos motivos tan evidentes, muchos de los detalles de nuestros vecinos, pueden ser algo irrelevantes, aunque no en su totalidad ya que algún papel estamos seguros de que tiene en los resultados finales. Creemos que dentro de la llamada “zona segura” aplicada a nuestras aguas, debe tener más importancia la efectividad en la clavada del pez y la presentación natural del cebo, que no tanto camuflaje para la invisibilidad. Como ejemplo, tenemos el hecho de que en Inglaterra se capturan las carpas resabiadas con boilies de pequeño diámetro, 10 o 15mm, pudiendo en España capturar grandes peces con boilies de 40mm, esto es una muestra del estado salvaje de nuestras aguas, donde los recelos de los grandes ejemplares, existen pero hasta cierto punto y por motivos muy diferentes.

zona11

Es evidente, que no podemos estar constantemente observando y copiando al vecino, teniendo que avanzar y crecer en el carpfishing con base en las experiencias vividas en nuestras propias aguas.

Una sola picada

Una vez que hayamos elaborado un aparejo que se adapte al medio en su totalidad, nos quedará la misión del cebado. En esta ocasión no hablamos de grandes cebaderos para varias cañas, estamos hablando de un cebado preciso, en busca de una sola picada. Nuestra intención es terminar de crear ese cinturón de seguridad y para ello, necesitamos decorar la zona que rodea a nuestro boilie de forma atractiva, con un cebado justo. La intención que tratamos de reflejar, es la de un cebado ligero, para que cuando una carpa entre a comer dentro del cinturón, no se sacie y termine por comer nuestro cebo. Bastará con rodear a nuestro boilie con otros boilies cortados por la mitad, pudiendo añadir un abanico de posibilidades, ya sean algunas semillas o pellets. El objetivo es crear una zona de confianza donde la carpa entre, coma primero los cebos elegidos para la atracción y finalmente succione nuestro montaje.

zona9

Son varias las ocasiones en que he capturado un gran ejemplar de esta forma, situando fuera del gran cebadero, uno pequeño y apartado, pensado para los testarudos ejemplares que entrarán a comer los escasos boilies. En otras situaciones, no conviene realizar grandes cebados y situamos cada caña de forma individual en distintos apostaderos, dejando en torno al anzuelo, varios boilies troceados con algún pellet de rápida disolución que creará un manto de atracción rápido y eficaz, sin olvidar las mallas de pva que potenciarán la atracción de nuestro boilie. Actualmente, suelo pescar colocando posturas pequeñas en puntos muy concretos, obteniendo también muy buenos resultados.

Espero que con este artículo, el carpista reflexione sobre su propia “zona de seguridad” y encuentre el porqué de algunas costumbres propias que quizás pueda cambiar y tal vez mejorar sus resultados en el carpfishing.

Artículo realizado por: Eduardo Zancada


 foro