Carpas bravas en La Finca de Don Pepe

Julio 2018. Gonzalo Gil. Comienzo a escribir estas líneas y me viene a la memoria el artículo que escribí en 2009 para SoloPesca, donde pude disfrutar de 4 días de intenso carpfishing en el embalse cacereño de Sierra Brava con mi amigo valenciano Abel Sosa. Dejando a un lado este momento melancólico que conservo como una de las mejores sesiones de mi vida, quería contaros mi experiencia al volver a dicho embalse casi una década después. Estábamos en Abril pero Mayo era el mes elegido. Mi amigo Zancada, Borja y yo tenemos una premisa y es juntarnos todos los años para hacer una sesión auténtica de carpfishing. No buscamos una sesión de todo o nada buscando la carpa de nuestra vida, sino una sesión divertida, con picadas, y entre col y col, algún pez que te ilusione por su genética o por qué no, por su peso.

Haciendo cávalas teníamos varios escenarios en mente (Guadiana, Buendía, Júcar, Ebro…) pero surgió Sierra Brava. Zancada había estado en los últimos 2 años y nos hablaba de diversión. Borja y yo en cambio, salvo una noche exprés que hicimos junto a Dani Pajuelo, no sabíamos cómo estaba el embalse, más allá de la tonelada de peces que se consiguió en Mayo de 2015 en el CarpMeeting. Por las fotos que se recogen hoy en día en las redes sociales, parecía que el embalse se encontraba en un buen momento.

El ofrecimiento de Pepe: la finca.

Mientras decidíamos el escenario, llamé a mi amigo Pepe (más conocido como Pepe Lolo) para preguntarle cómo estaba el Guadiana. Enseguida me dijo, ¿por qué no vais a Sierra? Le expliqué que también era una posibilidad y fue entonces cuando me dijo que recientemente había llegado a un acuerdo con el dueño de la Finca La Villalba para arreglar y acondicionar la casa de la finca y poder ofrecer a los pescadores que quisieran (dispone de amplio salón, cocina, chimenea, 6 habitaciones dobles y 2 baños) una estancia a pie de embalse.

Nada más trasladar este ofrecimiento a Zancada y Borja, fue un sí rotundo, de tal modo que llamé inmediatamente a Pepe para fijar un fin de semana en Mayo. Todo cuadraba por lo que ya sólo quedaba pensar cada uno de nosotros cómo afrontar la sesión.

Para los que no lo conozcáis la Finca La Villalba dispone de varios kilómetros de orilla y acceso privado a zonas vírgenes durante la mayor parte del año. Solamente cuando el nivel es medio-bajo se consigue acceso a la finca a través de la orilla mediante un 4x4. En estos momentos el embalse estaba llenándose a pasos agigantados. No había duda de que en Mayo estaría a rebosar.

s10

s10

s10

s10

s10

s10

s10

s10

s10

Preparación

Como cualquiera de vosotros, las semanas antes de la llegada y ya no os cuento, los días previos, son intensos en llamadas y en preguntas, ¿qué te vas a llevar de cebo? ¿Quién compra la comida? ¿Llevamos barca/barco o ambos? En fin, un sinfín de aspectos que te transmiten el nerviosismo de una boda prácticamente. Se de lo que hablo :-).

Íbamos en Mayo, sabíamos que los cangrejos podían estar activos, por lo que chufa y artificiales eran importantes. También conocíamos que durante estos últimos años han proliferado una gran masa de peces entre 3 y 6KG y que si queríamos conseguir alguna pieza de mayor tamaño deberíamos apostar por boilies de diámetro considerable (24-30mm).

En esta línea, cada uno de nosotros diseñó previamente su propia estrategia de cebado/posturas que se iba a plasmar durante el fin de semana, si bien había diferenciación. Zancada y Pepe apostarían más por practicar un cebadero basado en boilies y Borja y yo utilizaríamos chufa y pellets de maíz como base principal del cebadero.

Novedad de última hora

Nos encontrábamos ya en la última semana y Pepe nos llama para informarnos que su primo Javi se encargaría de la comida durante todo el fin de semana. Tiene pasión por la cocina y llevaría todo preparado para que no tuviéramos que preocuparnos más que de la bebida que cada uno quisiera tomar. Este detallazo alivió nuestra semana al no tener que ir al supermercado y también la futura carga del vehículo. Ya estábamos listos, llegaba el viernes y pondríamos camino de Sierra Brava.

Llegada, permisos y encuentro con Pepe/Javi

Viernes 15h. Llegamos a la gasolinera de Zorita donde nos disponemos a obtener los correspondientes permisos (2,66€ día para los no socios ni federados). Mientras los estamos pagando vemos tránsito de pescadores. Al parecer hay un concurso en el embalse que durará todo el fin de semana. En principio no nos veríamos afectados al encontrarnos en una zona del embalse de acceso privado dado el nivel del embalse por lo que nos centramos rápidamente en localizar la puerta de acceso y llegar al agua.

Pepe nos viene a recibir y enseguida nos dirigimos hacia el puesto. Nada más llegar, saludamos a Javi que sin mover un dedo del coche nos hace sentarnos para comernos un cocido extremeño. Brutal. En la vida me habían recibido en un puesto de pesca a mesa puesta y con una comida escandalosamente exquisita. Zancada, que había salido 1h más tarde que Borja y yo, se une también para degustarlo y cargar pilas para afrontar la tarde.

Os aseguro que después de un cocido y un viaje de 2.30h, lo que te pide el cuerpo es una bedchair y una sombra como el Bernabéu de grande pero con unas buenas risas y los peces saltando, el cansancio desaparece y te pones como un autómata a montar.

s26

Primeros sondeos de la zona

Tanto Pepe, Zancada y yo disponemos de barcos con sonda pero aprovechando que llevaba mi barca y sonda (Garmin Striker 5cv), nos pusimos a sondear tranquilamente por la zona, donde rápidamente nos vimos sorprendidos por una actividad importante en la zona fuera y bajo el agua, lo cual nos hacía presagiar una buena sesión. Viento del sur y luna nueva eran condiciones idóneas para conseguir buenos ejemplares y diversión a toda costa.

Teníamos en la zona mucha agua, mi sonda llegó a marcar 20m de agua en el cauce, y se veían las encinas hundidas increíblemente bien. Nos pusimos en un estrecho. Yo tuve mis reticencias sobre la zona, de hecho tras sondear comenté varias veces que me parecía un puesto excelente en otoño e invierno. Quizá para la época en la que estábamos demandaba más playa. No había otra forma que tocar diferentes profundidades para saber dónde estaba comiendo el pez.

s28

De esta manera, i) Pepe se colocó a la derecha del todo, en una entrada de una pequeña recula. Estaba pescando relativamente cerca (40-60m) en profundidades entre 4 y 8m. Había encinas hundidas. Una de sus cañas la metió a aguas abiertas a 16m buscando esos grandes ejemplares que “soportan” alimentarse y vivir a esas profundidades, ii) Zancada se colocó el siguiente en orden y optó por pescar a 200m donde se veían cabezas de encinas y la profundidad oscilaba entre los 5 y 9m. También dejo caer alguna caña en 15m de agua, iii) Borja se colocó el siguiente y optó por pescar a 50m a 11m de profundidad, donde la sonda marcaba gran cantidad de peces y iv) Yo elegí colocarme a la izquierda del todo y pescar en 3 zonas (en la zona de actividad de Borja a 11m, a 200m en la orilla contraria a 5m y a 150m más a nuestra izquierda en un playón que detectó la sonda con profundidad 3-4m).

s2

s4

Zancada eligió The Source, Robin Red y Complex-T en 26mm sólo y en snowman para la sesión, cebando en gran cantidad con boilies de 20mm remojados en su propio dip. Pepe optó por Garlic y C1 de SBS empleando bolas de 30mm recubiertos a su vez de pasta soluble del mismo sabor. Borja también eligió Dynamite en su sabor Squid Liver & Black Pepper, empleando snowman 20+20. Yo aposté por un boilie simple de 24mm de SK30 y chufa XXL + maíz artificial aromatizado en dropper de Hot Demon.

w1

w2

s35

s36

Empieza el juego

A pesar de ser un sitio “virgen” o poco acostumbrado a visitas de pescadores y haber muchísima actividad en la zona, a veces tienes la sensación de que va a ser tirar la caña y sonar la alarma, y la verdad es que tuvimos que esperar 4h para tener la primera picada. A partir de ese momento, las cañas de Borja y mías sonaron varias veces, pudiendo sacar varias comunes entre 6 y 9KG y una royal preciosa de tonos amarillos de 11KG. Los cebados masivos estaban yendo bien (pellets de maíz, chufa y boilies de 14mm). Cerrábamos el viernes bastante contentos pero con ganas de que el sábado se levantara con picadas en todas las cañas.

s7

Tras desayunar cachuela extremeña y una variedad de quesos, Zancada y Pepe renovaron sus posturas, pudiendo observar que el cangrejo estaba completamente inactivo. Volvieron a cargar los barcos de cebo y llevaron las líneas a sus hot spot. A partir de las 9am hasta las 20h de la tarde, las cañas de Zancada y Pepe, pero sobre todo las de Zancada, eran un auténtico frenesí de picadas. Pepe no estaba teniendo suerte y varios peces se habían desanzuelado en la pelea, alguno de ellos, por la intensidad mostrada, parecía de gran tamaño. Zancada lo estaba gozando y pudo sacar 10 piezas con buena media (10KG) topándose su mejor captura en 14KG, todas comunes. Pepe también posó sonriendo con alguna buena captura.

s5

s9

t2

s22

Decir que la comida fue un espectáculo de sabores y pudimos saborear un buen gazpacho, callos, albóndigas caseras…en fin, un lujo a pie de agua. Comentábamos entre todos que los peces comían en zonas por horas. Durante el día, a 200m de la orilla, a la caída de la tarde, a 50m. Este hecho nos permitía disfrutar a todos, aunque algunos tuviéramos que hacerlo sin la luz y el calor del pleno día.

Aspectos técnicos

Sierra Brava es un entorno complejo, pleno de obstáculos a tener en cuenta y que no debemos de pasar por alto. He leído en las redes sociales las frases típicas de…”he tenido 40 picadas en Sierra, llevando casi 20 peces a la moqueta”. Preocupado me quedo. Este embalse es una auténtica mina de contratiempos que hay que considerar antes de elegir donde pescar. Está lleno de encinas visibles y sobre todo, no visibles a la vez que hay aglomeraciones rocosas de pizarra que cortan nuestro hilo con extrema facilidad. Desde aquí me gustaría lanzar un llamamiento al sentido común para pescar en este entorno que espero sea entendido como sugerencia, nunca como imposición. Cada pescador tiene que reflexionar que es lo importante para él, si tener 40 picadas y perder 20, o conseguir 4 picadas y llevar todos los peces a la moqueta. Yo en el primer caso, me iría bastante dolido a casa.

Entre las precauciones que tengo en cuenta en este escenario resalto:

  • Usar siempre plomo perdido (“losing leads”). Sé que este paso cuesta darlo a muchos pescadores por un tema puramente económico (pierdes 10-15eur cada fin de semana que pescas si la sesión es buena) pero es fundamental dentro de esta filosofía de pesca el cuidado del pez. De hecho, las principales marcas de carpfishing ya están apostando por plomos ecológicos dado que está aumentando el número de pescadores comprometidos con esta idea. Yo utilizo plomos in-line sin pasar la línea por el interior para asegurarme que el plomo no es un “stopper” debajo del agua entre obstáculos. Se libera rápido, me permite luchar el pez con tranquilidad y no tengo la angustia de que el plomo sea la causa de que la carpa se trabe.
  • Utilizar puentes de longitud “razonada”, nunca leadcore. No conocemos con exactitud los obstáculos que hay en todo momento debajo del agua mientras peleamos el pez, salvo que llevemos la sonda encendida todo el rato y estemos muy pendientes. Al 99% de los casos estamos centrados en el pez, no en la sonda. Debemos utilizar puentes en este tipo de escenarios dado que nos aportará mayor fiabilidad en los metros finales ante un roce con una pizarra o una encina. ¿Qué distancia proporcionar? Yo siempre le introduzco en el carrete 2-3 metros más que la profundidad máxima a la que estoy pescando en el hot spot. De esta manera, nos “aseguraremos” que en el caso de que la línea se trabe en un obstáculo ha girado lo suficiente en el carrete como para hacer fuerza. Por el lado contrario, si tuviéramos la mala suerte de que la línea se rompiera, cuanto menos arrastre la carpa, dentro de lo mala, mejor.
  • Emplear boyas marcadoras para señalizar las encinas hundidas. No me gusta usar boyas para realizar cebaderos. Normalmente me suponen más problemas que beneficios, terminando casi siempre con alguna captura trayéndome la boya y perdiendo la referencia. O uso boyas “atropa” o directamente marco los puntos GPS en el barco para evitar obstáculos adicionales. Emplear boyas para marcar encinas hundidas resulta muy útil cuando te encuentras en mitad de la pelea dado que te ayuda a “forzar” en determinados momentos para salvar el pez. Suelo llevar 2-3 siempre en mi macuto. Con cinta americana se pueden pegar “Starlites” para ayudarte en la noche.
  • Ajustar “con sentido común” el freno del carrete. Parece una obviedad pero una calibración adecuada en el carrete es fundamental para el éxito de la picada. En ocasiones escucho “carrete cerrado”…esto está muy bien pero, ¿vas a estar al lado de las cañas las 24h? Si cierras completamente el carrete, o llevas una soga y se te aparece la virgen, o lo normal es que parta el nudo del puente o se desgarre la boca del pez. El freno debe estar duro, pero nunca cerrado, siempre permitiendo que el pez pueda desplazarse unos metros con bastante resistencia pero con tiempo suficiente para que podamos hacernos con la caña y la captura. Por este motivo, pensemos donde colocar la postura, si a 1 metro de la encina o a 5 metros. Yo siempre pesco un pelín separado pero cebo con alegría el interior de la encina y la salida hacia mi cebo. Es una forma de incitar al pez a salir de su entorno seguro para que coma con confianza.
  • Nunca usar trenzado de línea madre. Todavía veo a pescadores con trenzado de línea madre pescando en Sierra Brava. Me gustaría saber por qué, qué les aporta y si lo han analizado bien. El trenzado ante una pizarra es como una vela frente al aire, no tiene capacidad de resistencia. Además, no proporciona nada de flexibilidad cuando en un enganche necesitamos muchas veces esa ayuda del estiramiento. El trenzado es útil cuando queremos conseguir largas distancias a lance (a mismo diámetro que el mono siempre proporciona más resistencia) o cuando queremos sentir de inmediato la picada del pez y como desplaza cada metro del carrete (en zonas de espadañas es muy aconsejable). En terrenos con obstáculos hundidos, siempre monofilamento, aporta más ventajas.

Continua la acción

Las picadas en las cañas de Zancada y Pepe se iban distanciando en tiempo cuando Borja y yo nos mirábamos en plan “Calienta que sales”, sabiendo que en cualquier momento los peces se empezarían a desplazar a nuestra zona con la caída de la luz y debíamos aprovecharlo. Así fue.

s8

Primero Borja y luego yo, encadenamos varias picadas continuas hasta literalmente, en mi caso, quedarme sin boilies de acompañamiento en 14mm de SK30 (llevaba 3 bolsas de 2,5KG) para pasar a meter en el barca 5-10 bolas de 24mm junto a mi postura. Este cambio me hizo, al contrario que yo pensaba de reducir el número de picadas, no variar la intensidad y seguir sacando peces de buen porte 10-12KG hasta que mi cabeza y mis brazos dijeron “Descansa”. Tengo que decir que los peces de Sierra Brava son increíblemente potentes, desencadenando luchas de gran emoción y fuerza, llegando a pensar muchas veces que traes peces mucho más grandes.

s6

En cuestión de horas, los pellets, las chufas y los boilies de 14mm se habían agotado y sólo me quedaba 1KG en 24mm para pescar hasta que me fuera. Haciendo cábalas, si 1KG en 20mm son 200 boilies, en 24mm pensé que habría sobre 80-100. Esto me daba juego para 8-10 peces. Es gracioso que te pongas a pensar estas cosas pero es cierto, la cabeza nunca deja de funcionar.

s40

La cena fue un gran momento para bromear y contarnos batallas que siempre gustan entre amigos. Javi nos hizo una sopa con el caldo del cocido, unos criollos y pancetas, y el estómago estaba muy agradecido.

s1

Últimas horas, aumentando el peso

Eran las 7am, ya con una luz intensa, y el embalse estaba tranquilo, con nubes altas. Nos iríamos sobre las 13h por lo que teníamos 4h para intentar conseguir más capturas, pero habíamos conseguido ya entre todos casi 30 peces... por lo que estrategia clara: “Bolones”. Cargamos todos los barcos con bolas de 24-30mm (algunas incluso envueltas en pasta que la hacía situarse en 40mm) y directas a los hot spot. Pues bien, hasta el momento de recoger la última caña conseguimos llevar 3 capturas más a la moqueta (Zancada y yo) que serían a la postre las de mayor porte, teniendo Pepe clavada la que para todos podía haber sido la más cercana a los 20KG. Una pena que se desanzuelara pero la pesca es así, unas veces se gana otras se “aplaza la victoria”.

s3

s20

s23

Un hasta pronto, porque hemos vuelto

Después de recoger todo el equipo decidimos comer juntos en Zorita, en el restaurante Acueducto, donde justamente se entregaban los premios del concurso. Pudimos reencontrarnos con amigos que hacía tiempo que no veíamos (muchos con la camiseta del CarpMeeting), por lo que fue un fin de sesión perfecto.

t1

Ya en el postre, Borja y yo le comentamos a Pepe que nos gustaría volver a finales de Junio si cuadraba y yo disponía de días. Un mes después, dicho y hecho. Encuentro el último fin de semana libre de Junio para ir y llamo a Borja para volver a repetir la sesión. En esta ocasión nos faltarían Zancada y Javi, pero bueno, intentaríamos pasarlo igual de bien y por qué no, buscar divertirnos con los peces del embalse.

El tiempo no iba a ser el mismo. Bajaba la temperatura de 35º a 27º con viento frío, algún chubasco y la luna acababa de pasar el ciclo de llena. Particularmente, la peor luna posible. Esto no nos echó para atrás y el viernes a las 15h ya estábamos de nuevo en el mismo restaurante comiendo los tres para afrontar el fin de semana.

Reparto de puestos

Decidimos para esta sesión cambiar los puestos. Pepe pescaría donde yo pesqué en Mayo, Borja donde Zancada y yo donde Pepe, aunque con una caña a 230m en la otra orilla. De esta manera, todos afrontaríamos un sitio distinto. Eso motiva. Un aspecto muy importante fue ver la bajada severa de agua respecto a un mes antes, habiendo bajado 4 metros en nuestra orilla y unos 2 en la de enfrente, con mucha mayor caída. Ya se empezaban a ver alguna que otra encina en superficie y hasta encontramos boyas marcadoras de otros pescadores semi-hundidas, razón de que esta zona fue pescada meses antes de la crecida del embalse.

s25

s27

s29

s30

A las 19h ya estábamos pescando cuando a las 21h se me arranca la caña más cercana a la orilla que tenía a 4.8m antes de una encina. Tenía el trípode mirando hacia delante y la picada lateral fue bestial, hasta tal punto de romper el neopreno de las antenas. No pude hacerme con ella, se trabó en una encina. Forcé y forcé y conseguí al menos recuperar la postura. El pez se había liberado. Era el consuelo que me quedaba. La volví a sacar al mismo punto GPS y a la media hora llevé a la moqueta una royal pequeña pero de un escamado espectacular. Juzgadlo vosotros mismos.

s31

Pepe, al igual que me pasó a mí hace un mes, empezó a concentrar todas las picadas a última hora sacando dos buenos ejemplares sobre los 12-13KG pescando con Garlic en 30mm. Habíamos marcado una encina sumergida con una boya y situado las posturas a escasos 5m. Fue una buena estrategia. Todos los peces fueron cobrados.

t3

t3

t3

t3

Descansamos con mucha tranquilidad para comenzar a las 7am de nuevo la batalla. Queríamos ya mojar la moqueta y sacamos todos los barcos a los puntos GPS esperando la primera picada del día. El sol hacía presencia entre las nubes y fue calentar la superficie del agua y empezar a brotar actividad a 200m de nuestra orilla, donde yo tenía una caña. Como si de un presagio se tratara empecé a tener picadas una detrás de otra, sacando varios peces de buen porte pero también perdiendo. Me daba mucha rabia que 1 de cada 2 picadas tuviera éxito. Estaba pescando muy lejos, había muchos obstáculos sumergidos y estaba corriendo demasiado riesgo. Borja tuvo también alguna picada aislada y cobró algún pez, si bien sitúo en varias ocasiones sus cañas en pozas de 16-18m buscando ese pez soñado. Pepe se marchaba, nos quedábamos Borja y yo para afrontar el sábado tarde y domingo.

t10

s21

s34

s33

Borja decidió mantener sus posturas pero yo quité la caña de 230m para pescar en la boya de Pepe. Quería intentar asegurar las picadas que tuviera al final del día. La tarde transcurrió tranquila con poca actividad. Tal y como presagiaba, no fue el “boom” de Mayo, había horas sin picadas cuando en Mayo eran minutos. No me gustaba la luna ni el aire frío que soplaba con fuerza.

s37

Afrontábamos el domingo, a las 13h nos iríamos y queríamos aprovechar al máximo. A las 6am cargamos todos los barcos y lanzamos las cañas. Nos dijimos Borja y yo de no moverlas hasta que nos fuéramos si no había picadas. Cargamos los barcos con bastante comida, chufa y boilies esta vez, nada de pellets. Desayunamos tranquilamente, pero con sudadera. Parecía volver a Marzo. Al igual que el día anterior, no fue hasta las 10am cuando con un poco de sol empezaron a sonar las alarmas, pudiendo sacar Borja y yo varios ejemplares, uno de ellos muy bueno (común) que me supo a gloria antes de recoger.

s38

s39

El balance de la jornada no estuvo mal, sacaríamos en total unos 15 peces. Fue mejor en Mayo, tanto en cantidad como en calidad, pero fue una buena sesión entre amigos que al final es de lo que se trata.

Zona tranquila y máxima comodidad

He pescado en Sierra Brava muchísimas veces y en muchas zonas (La Moheda, Casa Torres, Manolete y varias fincas de la cola) pero era la primera vez que pescaba esta zona a través de esta finca. Los peces se sienten menos presionados y comen con más confianza, además de tener mucha tranquilidad en el entorno por la poca afluencia de pescadores. Os invito a conocer la casa y la zona a través de Pepe Lolo, quién está haciendo un trabajo excelente en reformarla y adecuarla para poder que los pescadores puedan descansar mientras disfrutan unos días de pesca. Entre nosotros la hemos apodado "La finca de Don Pepe".

Es perfecta para visitarla en familia o grupos de amigos. Este tipo de iniciativas a modo de casas rurales son siempre una gran alternativa al turismo tradicional dado que incorpora la posibilidad de pescar a escasos metros de la casa. Parece que estamos acercándonos a Europa en este sentido. Volveré en Septiembre/Octubre cuando empiecen a bajar las temperaturas. Hasta entonces, me despido de este mítico embalse y de vosotros.


 foro