Claves para la freza

Mayo 2018. Nos encontramos en un periodo muy frágil, por lo que la manipulación de los especímenes debe ser rápida y con sumo cuidado, más aún cuando capturamos una mamá cargada de huevas. Las grandes playas son zonas genéricas de paso, suelen darnos buenos resultados si se encuentran provistas de plantas sumergidas, en donde encontraremos a las carpas desovando en un frenesí de saltos. “El Carpfishing es conocimiento, identificación, escándalo y evasión. 

Pescar es un riesgo contagioso, pero para que se produzca el contagio hace falta pescar con pasión. Pescar es un lujo, un impulso noble o ligeramente perverso, un vicio que la sociedad no censura. Es también una forma de abstraerse de uno mismo, del ambiente cotidiano y a veces venenoso que nos rodea, un medio para conocerse mejor, para ser más consciente de nuestros defectos, virtudes, orden y desorden mental”. Y llegó por fin el mes de abril, tan esperado por todos los carpistas, deseosos de la explosión primaveral, del olor penetrante del espliego y del musgo húmedo. Frías mañanas y días más templados, en donde los carpistas recorrerán las orillas en busca de reculas, junqueras y aguas someras, buscando las zonas más querenciosas en donde poder localizar un carpón frezando y con unos kilos de más.

Nos encontramos en el punto de inflexión de la temporada, en donde comienza el cambio, el aumento de las temperaturas, la llegada de la freza de los ciprínidos que se alargará durante los dos próximos meses según zonas de la geografía española. Se trata de una bomba de oxígeno para muchos carpistas, algunos habiendo soportado el invierno pacientemente bajo las frías heladas, aguantando sus respectivos bolos y otros, esperando la llegada del buen tiempo para desempolvar los equipos del armario, cambiar líneas y preparar montajes. Para muchos, comienza la fiesta después de meses sin practicar esta modalidad y para otros, el premio como recompensa a tantas duras sesiones invernales.

frez4

Abril es un mes clave para seleccionar nuevos puestos y localizar peces. Este mes supone un cambio radical en las estrategias que llevábamos utilizando los últimos meses, en donde las zonas profundas por lo general, nos traían el éxito en forma de alguna gran y esporádica captura invernal. En fechas en las que prima la localización de nuestros ciprínidos para obtener un éxito rotundo en número y peso de capturas, hemos decidido hacer una disertación genérica que nos sirva de análisis para conocer los hábitos de los ciprínidos y seleccionar las zonas más propicias durante dos momentos clave, la freza y la post freza.

frez2

La elección del puesto de pesca

No resulta complicado anticiparse al comportamiento de los ciprínidos por estas fechas, pues tienen unas costumbres que se repiten anualmente, en donde destacan determinadas zonas como las grandes playas y zonas someras, a poder ser, llenas de obstáculos, árboles, praderas de hierba sumergida o sencillamente zonas someras de fango, dejando grandes zonas de agua enturbiada gracias a sus quehaceres reproductivos. En estos escenarios suele ser donde colocan sus puestas cómodamente y así desarrollar el desove de manera adecuada. Dentro de todo este periodo de reproducción, personalmente creo que la prefreza es el mejor momento, por el mayor tamaño que alcanzan las carpas antes de realizar la puesta entre otras cosas. Hay que destacar y debemos insistir, en que nos encontramos en un periodo muy frágil, por lo que la manipulación de los especímenes debe ser rápida y con sumo cuidado, más aún cuando capturamos una mamá cargada de huevas. Un exceso en el tiempo invertido en pesar y fotografiar al pez que acabamos de capturar, puede dar al traste con toda las huevas que lleva en su interior.

frez3

Lo que más debe preocuparnos normalmente a la hora de elegir la zona de pesca, es la localización de los peces, pero en esta época tiene mucha mayor importancia, al igual que en el invierno. Son momentos en los que no nos vale haber escogido un puesto mediocre que nos ofrezca alguna captura, pues ellas se encuentran concentradas en determinados lugares concretos desarrollando sus labores, por lo que será todo o nada, el éxito rotundo o el fracaso. Estas zonas someras de reculas de grava o hierbas, zonas de árboles sumergidos y grandes playones poco profundos, serán nuestros objetivos para situar nuestras cañas en ellos con la esperanza de tener una gran sesión de carpfishing.

frez7

Actividad y picadas en estas fechas

Resulta curioso y tedioso a su vez, pero en estas fechas nos encontramos algunas veces con sesiones de pesca en donde los peces no dejan de saltar y tener una actividad frenética, pero a su vez, no se alimentan y por ende no tenemos picadas. Son días muy señalados en los que están dedicadas plenamente a la freza, desinteresándose por casi cualquier semilla o boilie. Así pues, tenemos un elemento ante el que no podremos luchar, ni con montajes, cebados ni estrategias, únicamente el tiempo y la paciencia nos dará la victoria. Pero eso sí, no hay que olvidar que no todas las carpas desovan a la vez. En muchas de estas ocasiones, resulta curioso que únicamente se alimenten de noche, momento que deberemos aprovechar, ya que dedicarán la mayor parte del día a sus menesteres y cortejos. Sencillamente deberemos de armarnos de paciencia, puesto que tarde o temprano tendrán que comer, o tal vez, nuestro montaje coincidirá con algún macho que no esté frezando en esos momentos.

frez9

Costumbres y zonas de Post-freza

La post-freza particularmente suele ser más exitosa. Las carpas tienen una mayor necesidad de alimentarse después del desgaste corporal de la freza, han perdido peso y la búsqueda incesante de alimento hará que suenen nuestras alarmas con facilidad. Particularmente he de mencionar que no es un momento que me entusiasme demasiado, pues lamentablemente, han bajado de peso y muchas de ellas además de ofrecer menor batalla, entran en nuestras sacaderas muy deterioradas, con arañazos, sin escamas y demás magulladuras sufridas durante la freza.

frez5

Las zonas y el comportamiento de los ciprínidos suele ser más variado, permaneciendo una parte de ellas en zonas someras y otras en aguas de profundidad media. Es un momento también muy bueno para obtener grandes sesiones de carpfishing, consiguiendo un buen número de capturas y quizás, alguna rezagada de gran peso que pretende desovar a destiempo.

Según las estadísticas con base en resultados de diversos amigos en el carpfishing, suelen destacar las mayores capturas en estas fechas, en las pequeñas zonas someras que se encuentran cercanas a grandes espacios con mucha profundidad. Es decir, que según los años y resultados, hemos obtenido como conclusión, que hay muchas más posibilidades de obtener un gran carpón, en una recula somera, situada en una zona intermedia de un embalse con mucha profundidad cerca de la recula, que por el contrario, situarnos en la cola de un embalse en donde la abundancia es mayor, pero el peso de capturas menor.

frez11

Mejores zonas para la freza

  • Grandes playas: Son zonas genéricas de paso, suelen darnos buenos resultados si se encuentran provistas de plantas sumergidas, en donde encontraremos a las carpas desovando en un frenesí de saltos, enturbiando en muchas ocasiones las aguas y dejándolas de color chocolate. No es imprescindible que las playas estén compuestas por praderas sumergidas de vegetación, pudiendo ser de grava o fango, pero lo cierto es, que suelen tener una especial predilección por las primeras.
  • Puntales provistos de reculas: Nos encontramos aquí con puestos muy calientes y con muchas posibilidades, pudiendo pescar a pantano abierto, la entrada de la recula que tengamos a uno de nuestros lados (pudiendo cortar el paso de entrada) y el interior de la recula en el caso de que estén desovando en toda su plenitud. Estos puestos son mis predilectos por las garantías de éxito y variedad de posibilidades que ofrecen.
  • Grandes reculas: Hay carpistas que tienen mucha predilección en estas fechas por estos puestos, pero a mi parecer, son zonas muy arriesgadas, pues si entran dentro de estas zonas, el éxito está garantizado, sufriendo por el contrario duros golpes (bolos) si los peces se encuentran en un interregno entre freza/post-freza o sucede algún cambio brusco de temperatura primaveral.
  • Platos: Siempre serán puntos calientes. Un gran plato a una distancia considerable de la orilla y con poca profundidad, permite tener la zona de freza y alimentación muy cercana, más aún cuando estos platos están provistos de vegetación. Tanto en la pesca de mar como en agua dulce, cualquier plato o bajo es digno de mención y consecuente atención.
  • Colas de embalse y pequeños arroyos: Estas zonas son predilectas para la freza, por su aporte extra de oxígeno, alimentos que arrastra cómodamente la corriente y por ser zonas someras óptimas para el desove. Los pequeños arroyos que desembocan en reculas o las colas de los embalses, son lugares muy calientes, querenciosos y adecuados a los requisitos de la freza y post-freza, en donde se dan cita grandes cardúmenes de ciprínidos. La cantidad de capturas que se pueden conseguir son espectaculares, destacando más en número que en peso (dependiendo del embalse puesto que varía muchísimo).

frez10

Sabores de temporada

En estos meses suelo mezclar en mis cañas cebos tanto salados como dulces. Generalmente suelo utilizar en invierno sabores salados de forma exclusiva, reservando para fechas primaverales y veraniegas los dulces como la piña, banana, chufa u otros sabores peculiares como Mulberry Florentine, cebos que utilizo en formato pop-up en tamaño de 15mm para completar mis cebos salados fondantes de 20mm, formando un snowman que mezcla los dos sabores. Soy consciente que son manías personales, dado que también se pueden obtener capturas en invierno con sabores dulces, pero la práctica y los años me han llevado a determinadas conclusiones que no me suelen fallar.

En estos meses de abril y mayo, habrá que diferenciar dos momentos clave entre freza y post freza, si bien alterno en mis cañas ambos sabores, es cierto que para las semanas posteriores a la freza hago hincapié nuevamente en el uso de sabores salados con una buena base de proteínas. Son momentos en los que las carpas necesitan recuperar fuerzas después del frenesí y el desove, por lo que no rechazarán un cebo nutritivo que les devuelva la energía rápidamente. Hablamos por tanto de cebos con alto contenido proteínico, puesto que nos encontramos esos momentos en los que han sufrido un alto desgaste tras la freza y sienten predilección por cebos que les aporten altos nutrientes como la proteína.

frez8

Nos quedarán finalmente los meses posteriores a la primavera y todo el verano por delante, momentos en los que podremos seguir dando rienda suelta a nuestra imaginación con sabores dulzones a modo de golosina, incorporando cebos artificiales y otros métodos para blindar nuestros cebos, ya que no hay que olvidar el regreso de actividad de los temidos cangrejos americanos, feroces enemigos de nuestras posturas a los que debemos amar y odiar, pues a su existencia hay que agradecer que nuestras carpas logren alcanzar en muchas ocasiones esos pesos descomunales que pueblan nuestras aguas.

Mucha suerte en vuestra próxima sesión y espero que penséis, analicéis, localicéis y seleccionéis el puesto adecuado, porque ellas están ahora en su Guérewol anual, una gran cita a la que no debemos faltar.

Artículo realizado por:  Eduardo Zancada


 foro